Un poco de luz sobre el nuevo motor de Ferrari

Un poco de luz sobre el nuevo motor de Ferrari

Se acerca la introducción de la nueva unidad de potencia de Ferrari , que se sabe, trae una actualización importante. Dicha versión actualizada jugará un papel clave en la lucha por el tercer puesto en la acctual temporada 2021 , así como en el desarrollo de cara a 2022, año marcará la congelación sustancial de los motores hasta 2025 o, en el peor de los casos, hasta 2026. El debate sobre la fecha aún está en veremos .

¿Que aportarán los ingenieros de Maranello en Sochi en el V6 rojo durante el fin de semana del 24 al 26 de septiembre?

Al principio de la temporada 2021, había una única actualización permitida por el reglamento, así que los técnicos de Ferrari realizaron trabajos puntuales en los componentes internos del ICE , con el claro objetivo de incrementar la eficiencia de la cámara de combustión y consecuentemente disminuir los consumos . Por tanto, la nueva especificación que se presentará promete un salto importante en términos de potencia, que, además, ayudará a «combatir» la resistencia al avance aportando velocidades máximas más altas con la misma carga aerodinámica en comparación con la anterior especificación.

¿Por qué, en un régimen de desarrollo congelado, a diferencia de los demás, Ferrari puede permitirse realizar varios y significativos cambios en su motor turbo híbrido?

Vayamos a la temporada 2020 cuando, debido a la crisis financiera provocada por la pandemia de Covid-19 , se introdujo un congelamiento parcial de las regulaciones . De hecho, el término congelación no es el correcto. Más bien, serían las reglas de homologación que bloquean las especificaciones en una época determinada del año . En el largo parón invernal de principios de 2020 se definieron las partes sujetas a bloqueo: el motor de combustión interna (ICE), el turbo, el MGU-K, el MGU-H, la centralita electrónica, las baterías que acumulan el energía, el sistema de escape, el circuito de aceite y el circuito de combustible.

La homologación de estas áreas se fijó en julio de 2020, cuando obligados por la situación, comenzó tardíamente la temporada.

Entonces, ¿cómo es posible que Ferrari aún pueda introducir innovaciones significativas? Las reglas establecen que MGU-K, la unidad de control electrónico y los paquetes de baterías podrían modificarse entre 2020 y 2021. Mientras que todas las demás partes (ICE, turbo, MGU-H, sistema de escape, circuito de aceite y combustible) podrían actualizarse en 2021, en cualquier momento a partir de finales de 2020 durante todo el campeonato actual.

Ferrari, que había introducido la segunda unidad de potencia de temporada en Bakú, todavía usaba elementos deliberados de la temporada pasada. Ahora tiene la oportunidad de llevar novedades a aquellas zonas que había dejado inmaculadas . Eso sí, en Maranello no sueltan la lengua y no dicen qué elementos están sujetos a revisión. Pero, probablemente, en base a la información que circuló, se puede decir que las actualizaciones afectarán esencialmente a dos áreas: ICE y la etapa híbrida.

Los ingenieros de Ferrari llevaron a cabo un trabajo específico en los componentes internos del ICE (Motor de Combustión Interna) . El objetivo es aumentar la eficiencia de la cámara de combustión provocando una marcada disminución del consumo. Por otro lado, en la etapa Híbrida el objetivo es mejorar la relación entre la energía generada y la gastada en una vuelta .

Este es uno de los aspectos en los que el V6 construidos en Maranello es más deficiente en comparación con su competencia, siendo Honda y sobre todo Mercedes los referente a tener en cuenta. El problema actual es que la parte eléctrica también se utiliza para compensar las deficiencias del Motor de Combustión Interna (ICE) . De esta forma, los pilotos pueden contar, en una sola vuelta, con menos tiempo de uso de la potencia máxima del híbrido. Las nuevas especificaciones deberían resolver este tipo de problema. (se verá si lo resuelven total o parcialmente cuando lo pongan en pista)

Lo que Ferrari introduzca después de Monza también será decisivo para el futuro, ya que lo que se implemente en 2022 se mantendrá ‘sin modificaciones’ hasta finales de 2025 o bien en 2026. Las únicas posibilidades de modificar el proyecto dependerán de superar cualquier problema relacionado con la fiabilidad. De cualquier manera, este no es un proceso simple porque cualquier actualización deberá ser revisada y aprobada por la FIA . El escenario no es fácil, no queda mucho tiempo para probar, razón por la cual el equipo liderado por Mattia Binotto retrasó la introducción de algunas actualizaciones que podrían haber debutado antes del inicio de temporada.

De hecho, el 1 de marzo del año próximo, los siguientes elementos: ICE, turbo, MGU-H, escape, sistema hidráulico y sistema de combustible, se someterán al proceso de aprobación y tendrán que servir entre tres y cuatro temporadas dependiendo de lo que se decidirá en las próximos reuniones: El tiempo corre y precisamente el 1 de septiembre de 2022, tendrán que estar listas las versiones definitivas del MGU-K, baterías y centralita electrónica .

Ferrari ya no puede permitirse ningún error, porque en Rusia, se van a sentar las bases para los próximos cuatro años. Y llegar tarde supondría pagar un déficit de rendimiento que no se podrá remontar hasta la presentación de las nuevas unidades de poder en 2025 o 2026, cuyas características siguen siendo inciertas y objeto de extensos o acalorados debates.

Fuentes: Ferrari Corse, F1I.com

error: SEGUÍ PARTICIPANDO!
Secured By miniOrange