Ferrari habría entendido las causas de las roturas

Las UP (unidades de potencia), y específicamente el motor de combustión interna está teóricamente congelado . Esta medida, sin embargo, tiene un «Gris» ya que, por meras cuestiones relacionadas con la fiabilidad, los técnicos de los equipos pueden meter mano en el endotérmico . La oportunidad de aumentar la confiabilidad del motor y… además, dependiendo de la habilidad de los ingenieros, alguna posibilidad de aumentar el rendimiento .

Pero los problemas de la escudería Ferrari no están estrictamente ligados al rendimiento . De hecho, la unidad 066/7 mostró una gran competitividad, sobre todo teniendo en cuenta el mayor coeficiente en comparación con el de Red Bull en relación con al empuje . Las dos F1-75 son capaces de transmitir “suavemente” los + 1000cv al piso, señal de una excelente suspensión y, al mismo tiempo, de una electrónica capaz de potenciar la motricidad del Cavallino Rampante .

En el Gran Premio de Austria 2022, el # 55, iba gallardo y avasallante tras la estela de Vertappen dispuesto a dejarlo detrás, se convierte en ‘calabaza’ al sufrir una repentina caída de potencia provocada por la avería del V6 italiano convirtiendo una imagen poderosa en un festival pirotécnico.

Quedará para siempre grabada la imagen de Sainz que, a una distancia prudencial, observaba su coche ardiendo en el costado de la pista con asistentes de pista ineficaces girando alrededor del auto incapaces de detener tan dantesca escena. Sin olvidar “molestias menores” como la que sufrió el monegasco Charles Leclerc , que se las arregló para llevar un coche con el acelerador a punto de desprenderse a meta en primera posición, el pedal del acelerador se soltó y, en consecuencia, el acelerador permaneció abierto incluso durante el frenado . Además, al registrar constantemente una demanda específica de potencia, la electrónica no permitía al piloto bajar a segunda, para evitar que el ICE se pasara de revoluciones .

Las palabras de Mattia Binotto sobre el incidente, parecen evitar los problemas de planificación, que propiciaron el «humeante» escenario. De hecho, todos los quebraderos de cabezas que giran en torno a la UP (que ya son demasiados) llegando el ecuador de la temporada, quedan por arreglar varios aspectos cruciales para aspirar a luchar dignamente por el campeonato.

“ Es mucho mejor tener un auto que sea rápido y poco confiable que uno mecánicamente sólido pero lento”. Esta vaga afirmación gira desde siempre en el automovilismo, Colin Chapman siempre decía que prefería tener autos que cuando crucen la línea de meta a los metros se caigan a pedazos . El concepto de aumentar la competitividad, especialmente considerando el «congelamiento» actual, sigue siendo posible pero complicado. Aunque aseguren que los problemas que conducen a los abandonos sea sencillo. En la práctica, cuando todavía quedan dos carreras antes de las vacaciones de verano, el panorama no es tan claro cómo lo pintan.

Con un panorama futuro, los técnicos de Maranello finalmente han identificado las causas y sobre todo las soluciones para que el proyecto técnico pueda expresar su valor, sin contratiempos, durante la segunda parte del campeonato de 2022. . Por tanto, se comenzará a trabajar en el ICE vinculado a la cláusula de fiabilidad , con la esperanza de que el proceso elimine definitivamente las paradas inesperadas y perjudiciales .

En cuanto al sistema híbrido, que no está exento de «lesiones» durante las carreras disputadas hasta el momento, se barajan algunas mejoras en varios componentes que deberían debutar luego de las vacaciones , con el claro objetivo de aumentar la eficiencia en la primera carrera. luego del parón.

La finalización exitosa de las próximas operaciones, lógicamente, debería permitir una lucha en la cima sin restricciones contra los autos austriacos. Dentro de la Gestione Sportiva de Ferrari , aunque lo conseguido no es lo deseado, existe cierto optimismo relacionado con los resultados que se pueden obtener en un futuro próximo .

error: SEGUÍ PARTICIPANDO!