Hoy visitamos el Museo Matra

Hoy visitamos el Museo Matra

La región de los Castillos del Loira, una de las más famosas y turísticas de Francia, nos reserva una agradable sorpresa a todos los que amamos el mundo de la competición automovilística, el MUSEO MATRA.

Inaugurado en el año 2000 en la localidad de Romorantin Lanthenay, muestra lo más granado de la historia de la mítica marca francesa.
Matra (Mecanique Aviation TRAction) fue fundada en 1941 por Marcel Chassagny como una industria armamentística que se especializaba en la investigación aeronáutica y espacial.

En el año 1964 nace Matra Sports iniciando su aventura dentro del mundo del automóvil con el Djet, a éste le siguió el Bagheera en 1973, un curioso deportivo triplaza de líneas angulosas, faros retráctiles y motor central trasero. Como sustituto del Bagheera llegó el Murena en 1980, que igualmente contaba con un habitáculo de tres plazas.


Matra Sports también se fundó para diseñar y producir coches de carreras que pudieran poner a Francia en lo más alto de los principales campeonatos internacionales. Monoplazas de formula y coches sport fueron diseñados y producidos de forma integral en sus instalaciones de Romorantin.
En febrero de 2003, Matra Automobile, afectada por problemas financieros, decidió cerrar sus puertas.


El museo se ubica en unas antiguas instalaciones de la fábrica, ocupa unos 3.000 metros cuadrados repartidos en dos niveles y muestra unos 70 modelos que ilustran su amplia y exitosa historia tanto en la competición como en la industria.


Durante una década, a partir de 1965, Matra alcanzó la cima en la competición, venciendo en F1, F2, F3 y Resistencia.
El debut oficial del primer Matra de competición, el monoplaza MS1 de F3, tuvo lugar en mayo de 1965 en el circuito de Mónaco. La primera victoria fue obtenida unos días después, en el circuito de Reims, por Jean-Pierre Beltoise, y al finalizar esa temporada Matra había conquistado, con el propio Beltoise, su primer Campeonato de Francia de F3.


En 1966 Matra incursionaría en la F2, Jean-Pierre Beltoise ganó la primera carrera para Matra en Alemania; en 1967, Matra conseguiría 6 victorias, 3 para el piloto belga Jacky Ickx, quién ganaría el título. En 1968, Beltoise (ganó 5 carreras) y Pescarolo terminaron campeón y subcampeón respectivamente. En el 69, obtendría un nuevo título, gracias al piloto Johnny Servoz-Gavin, con 3 victorias.
Matra Sports debutó como constructora en F1 en 1967, con Servoz-Gavin y Jean-Pierre Beltoise como pilotos.


En 1968, de un acuerdo entre Matra y la sociedad petrolífera Elf surgió la escudería Matra-Elf International de F1, dirigida por Ken Tyrrell y con Jackie Stewart como piloto, la primera victoria del nuevo coche se registró en el GP de Holanda, bajo una lluvia torrencial, el MS10 de Stewart y el MS11 de Beltoise quedaron primero y segundo. Después llegarían otros dos triunfos hasta que en la temporada 1969, con el Matra-Cosworth MS80 arrasarían en el campeonato con 6 victorias, llevándose el título tanto de constructores como de pilotos. Ese fue el primer título de Jackie Stewart.

Al año siguiente Matra decidió construir su propio motor, un V12, esa decisión supuso el divorcio deportivo con Tyrrell que fundó en 1971 su propia escudería.
La industria petrolífera Shell reemplazó a Elf como sponsor principal en 1971, se incorporó el neozelandés Chris Amon como piloto, y con el MS120 del año anterior, ganó el GP de Argentina, no puntuable para el Mundial.
Para la temporada de 1972 Matra prosiguió con su doble programa (F1 y Sport). La marca alineó en las pruebas del Campeonato el nuevo MS120C con Amon como piloto, pero los resultados positivos no llegaron, tampoco con el nuevo MS120D, a final de temporada los responsables de Matra decidieron abandonar la F1.


Si 1972 marcó la decadencia en F1, no fue así en Sport Prototipos, el campeonato de resistencia tomó el relevo y durante tres temporadas, del 72 al 74 ganaron las 24 horas de Le Mans (con el piloto galo Henri Pescarolo pilotando los MS670) y los mundiales de 1973 y 1974 por delante de Ferrari y Porsche.
Matra regresaría a la F1, como proveedor de motores para el equipo Shadow en 1975, para Ligier de 1976 a 1978 y en 1981 y 1982, período durante el cual Jacques Laffite logra 3 victorias, una en 1977 en Anderstorp, Suecia, con el Ligier-Matra JS7 y dos en 1981 en Montreal, Canadá y en Österreichring, Austria, con el Ligier-Matra JS17.


El museo, que no es muy grande, nos recibe con un espacio dedicado a la recepción, la tienda de regalos y una zona de vestíbulo ambientadas con cuadros y chapas de la competición.
Comenzamos la visita en la galería de los motores, con una iluminación en semi penumbra y el sonido ambiente de un V12 rugiendo.
Dejada atrás esa galería nos encontramos con los coches que más gloria y notoriedad han aportado a Matra, sus Sport Prototipos.
Y de allí a los monoplazas de F1, el MS80 de 1969, campeón del mundo de constructores y de pilotos, también el MS120D de 1972 del neozelandés Chris Amon y el Ligier-Matra JS9 motor Matra V12 de Jacques Laffite de 1978, la muestra de monoplazas se completa con F2 y F3 que marcan los inicios de Matra en las carreras.

En la planta inferior encontramos una muy amplia y variada muestra de la capacidad de la factoría Matra para diseñar todo tipo de vehículos experimentales y prototipos, algunos en madera o yeso, con un diseño sorprendente que asombran a más de un visitante, y muy particularmente destacan unos vehículos muy especiales, el Espace F1 (con motor Renault V10 de F1) y la barqueta futurista «Spider» Sbarro.
El museo se completa con expositores de miniaturas, vídeos, murales y un simulador.


Y así, de a poco, hemos recorrido la historia de Matra, una de las marcas míticas del automovilismo y orgullo de Francia. Por eso, si alguna vez están de viaje por el Valle del Loira, recuerden que en Romorantin-Lanthenay nos espera un pedazo de la historia de las cuatro ruedas.

#DardoFernándezTorremare#MuseoMatra

error: SEGUÍ PARTICIPANDO!
Secured By miniOrange