Wolff aún no está listo para ‘hablar’ del rendimiento de Mercedes

El momento más difícil parece haber pasado para Mercedes. Aunque el W13 no está peleando por el campeonato mundial y no es un auto ganador, el hogar de la estrella de tres puntas carrera tras carrera está mostrando un claro progreso. En Silverstone Lewis Hamilton estuvo entre los pilotos con mejor ritmo de carrera y, pese a la imposibilidad de resistirse a un muy rápido Pérez, el piloto británico se llevó a casa el segundo podio consecutivo tras el otro tercer puesto en Montreal, pero el jefe del equipo, Toto Wolff, no está listo para «hablar» del desempeño de su equipo.

Por tercera carrera consecutiva, el equipo de Brackley llegó al último escalón del podio, Hamilton consiguió en su carrera de casa el pasado fin de semana su tercer podio de 2022.

Mercedes ha trabajado incansablemente para mejorar su flecha plateada W13 que no nació del todo bien, con el equipo enfocado especialmente en mitigar los problemas de rebote en su automóvil.

Y el último paquete de actualización del equipo que se presentó el fin de semana pasado parece haber hecho avanzar nuevamente a Mercedes, pero Wolff mantiene bajas sus expectativas.

«Tuvimos algo de luz al final del túnel en Barcelona pero luego sufrimos en tres circuitos urbanos, así que no quiero hablar demasiado o ser pesimista, prefiero ser cauteloso», dijo el jefe de Mercedes.

«Nos aquejó nuestro problema de rebote persistente durante los tres días, que es un enfoque clave para nosotros, pero desplegar un ritmo fuerte este fin de semana, lo cual es agradable y nuestras actualizaciones parecen funcionar bien».

«En Austria, habrá un par de curvas que no le caen demasiado bien a nuestro coche como vimos en el pasado, pero es un proceso de aprendizaje constante para nosotros. Este año va a ser bastante difícil lograr una victoria.

Si bien no ha solucionado por completo los problemas de rebote, Mercedes ahora presenta un automóvil más estable que le permite concentrarse en extraer más rendimiento de su W13.

Andrew Shovlin

El director de ingeniería de la pista de Mercedes, Andrew Shovlin, dice que el equipo ya no está en «modo de supervivencia» y tiene un camino de desarrollo más claro por delante.

«En las primeras carreras, estábamos literalmente luchando por sobrevivir. Y los pilotos luchaban por administrar un auto con el que era increíblemente difícil trabajar», dijo el ingeniero británico. «Pero hicimos un trabajo decente al sumar puntos, en realidad, y aprovechar las oportunidades cuando otros no eran confiables. Barcelona fue útil para nosotros porque teníamos algo que no rebotaba en todos los circuitos a los que íbamos. Pero claramente, una serie reciente de tres pistas callejeras destacó otra debilidad y, para ser honesto, solo lo estamos revisando: buscando los problemas, y luego intentaremos aplicar nuestras habilidades de ingeniería para resolverlos. Pero diría que la ruta que queremos tomar ahora se está volviendo cada vez más clara. Y eso es alentador desde el punto de vista del desarrollo. Esta actualización de Silverstone es la primera en la línea que comenzamos a crear en Barcelona».

Shovlin describió a Barcelona como un punto de inflexión para Mercedes en términos del enfoque del equipo para abordar sus problemas de rebote.

«Cambiamos el concepto en Barcelona, quizás en términos de la forma en que funcionaba el auto, para tratar de resolver algunos de esos rebotes», explicó. «Y aunque nuestros problemas generaron mucho interés en las primeras carreras porque estábamos en el peor extremo del grupo, si nos miras en Silverstone, creo que en realidad estamos cerca. Ciertamente no somos los mejores, pero estamos muy lejos de ser los peores. Así que creo que hemos progresado. Y lo que nos queda es un auto que es un poco más rígido de lo que nos gustaría. Pero ciertamente es un auto con el que podemos comenzar a trabajar».

error: SEGUÍ PARTICIPANDO!