No fue un González ‘de la Guía’ (por Guillermo A. Drughieri)

En Argentina existe un dicho popular que hace alusión al título de esta columna, obviamente que el dicho queda como que prejuzga en algún sentido, pero en parte los argentinos somos muy especiales en distintos aspectos.

Cuando decimos es un González, un García, un Pérez, un Martínez, refiriéndonos a los de la guía, es por la guía telefónica y da la sensación que se le dice a personas normales, o que existen tantos que no es posible conocer alguno que se destaque en alguna disciplina, en este caso hubo alguien con ese apellido que si se destacó y vaya que lo hizo.

En la historia de la F1, han partido (al menos un gran premio) alrededor de 800 pilotos, solo dos llevaban el apellido González, uno quedo en la historia y fue nuestro “Pepe” o el “Toro de las Pampas” como lo bautizaron en Inglaterra, de ahí parte el fundamento que ‘no fue uno de la guía’.

José Froilán González

Don José Froilán González nació en Argentina el 5 de octubre de 1922 en un paraje muy pequeño entre las ciudades de Arrecifes y Salto en la provincia de Buenos Aires.

Heredo la pasión por la velocidad por un tío materno Julio Pérez que falleció en una Mil Millas de 1940, en parte por eso fue que se prohibió que en la familia se hable de carreras de automóviles, pero José seguía adelante con su pasión.

Cuando su padre se hizo con una agencia de autos en Arrecifes, “Pepe” pasaba horas aprendiendo todo lo que sea referido al mundo motor, de niño había practicado muchos deportes, natación, pelota a paleta, ciclismo, pero el sabia interiormente que el automovilismo era su vida.

En los años que su familia le prohíba correr, lo hacía con un sobrenombre, CANUTO. Pronto fue entendiendo cosas de los autos de carrera y fue así que para 1947 cuando el por entonces presidente argentino JD Perón y con el también apoyo del ACA (automóvil club argentino) se formó un equipo para ir a competir a Europa, entre esos nombres estaba Fangio, González, Marimon y otros.

El Chueco y Pepe

Cuando la F1 se oficializo como Mundial en 1950, “el Cabezón” como también lo llamaban logro debutar corriendo para el equipo del italiano Achille Varzi y a bordo de una Maserati, fue en Mónaco donde logro calificarse tercero a 1,5 segundo del poleman, el otro argentino Fangio. En carrera debió abandonar cuando fue parte de uno de los accidentes más recordado de la historia, choco con Farina en la curva Bureau de Tabac y también fueron involucrados otros diez autos, Fangio logró escapar de ese gran incidente y hacerse con la victoria en el principado. Pero ese incidente múltiple traería consecuencias, debido que por lo ocurrido la categoría no volvió a correr en Mónaco hasta 1955.

Luego vino Reims (Francia) otro gran premio con gusto a poco, califico 8vo y debió abandonar otra vez, en esta ocasión por problemas del motor.

Para 1951 corrió en Suiza para Talbot Lago y otro abandono por tema bomba de aceite.

Pero en el gran premio de Reims (Francia) “el Pepe” era contratado por Enzo Ferrari, dio la talla, califico sexto y fue segundo en carrera logrando así su primer podio de los 15 que obtuvo en su 26 GPs que realizo desde 1950-1960. Logro finalizar tercero, ese mundial que obtuvo Fangio y el segundo fue Ascari.

Pero hay una fecha que fue la que hizo que Don “Pepe” quedara en la historia de la categoría y de la escudería más importante de la historia.

Luego de Francia venia el gran premio ingles en Silverstone, era la segunda presentación de González con un auto de Maranello. Hizo la pole y siempre comentaba que Fangio le dijo que si corría tranquilo era su gran premio y así ocurrió.

Silverstone ’51

El 14 de julio de 1951 es la fecha que quedó grabada a fuego para los tifosi, fecha que alguien vencía a Alfa Romeo y fue justamente un auto de Don Enzo Ferrari que dejo una frase historia, “siento que he matado a mi propia madre”.

El argentino hasta su ultimo día tenía consigo un reloj de oro que le regalo Ferrari por ese trabajo histórico y también recordaría siempre el abrazo que le dio el italiano en su vieja casa de Módena que casi lo deja sin aire.

Para 1952 paso a Maserati, aunque solo pudo correr un solo ggpp en ese año, fue Monza donde hizo podio. Para 1953 siguió siendo piloto Maserati pese que no pudo ganar si logro varios podios para la escudería que fundo Alfieri Maserati.

En 1954 recalo nuevamente en Ferrari y fue su año. No solo porque volvió a ganar en el mismo sitio que lo había logrado en 1951, si no que fue Sub Campeón mundial, justo por detrás de su amigo y compatriota Fangio, juntos lograron para Argentina algo que pocos países han podido lograr en 72 campeonatos que lleva la F1.

Cuando decimos que fue su año nos basamos en los resultados que obtuvo en la F1 y también porque es uno de los pocos que logro ganar en F1 y las 24hs de Le Mans, carrera que lo vio manejar 17 de las 24hs y con el ingrediente de que fue casi toda la carrera con lluvia. Junto al también piloto de F1 el francés Maurice Trintignant vencieron con una Ferrari 375.

Ya para 1955 su familia le pedía que dejara de correr, temían que volviera a lastimarse como cuando volcó con un Lancia Sport en una carrera en Lisboa (Portugal) donde se disloco las vértebras lumbares y el temor venia también para que no cometiera otra locura como la de Le Mans 1954, que pese a ganar, el manejar tantas horas no era lo lógico y los accidentes mortales en esos años estaban a la hora del día.

24 hs de Le Mans ’54

González compito en varias categorías, supo correr para BRM también y en parte José le hizo caso a su gente, en 1955 solo disputo un gran premio, fue en Buenos Aires donde se dio el gusto de hacer su ultima de las tres Poles que consiguió y si bien no gano fue segundo de quien en parte le prohibió lograr su máximo objetivo el de ser campeón, Fangio otra vez estaba por delante de González, pero el consuelo de Don “Pepe” fue que Fangio logro dejar en el camino a casi todos sus rivales.

Volvió un par de grandes premios para Maserati, y corrió un gran premio para el Team ingles de Vanwall en Silverstone 1956, pero para 1960 y en el autódromo “porteño” de Buenos Aires a bordo de una Ferrari D246 dio por finalizada su etapa en la F1.

Supo participar en 26 GPs, corrió para Maserati, Ferrari y Vanwall. logro esas dos victorias en Silverstone, tres Poles, seis record de vueltas, quince podios, diez abandonos, supo ser líder de 272 vueltas de las 1266 que giro en esos 26 GPs, también líder en 1525 km de los 7593 que totalizo.

El sábado 15 de Junio de 2013 con 90 años nos abandonó, pero sin dudas dejo algo inolvidable, no solo por ser el primer ganador para Ferrari, también nos enseñó a muchos argentinos a entender que no siempre el que gana es el mejor, no siempre el que sale campeón es el mejor, porque como decía su sombra y amigo Fangio….Hay que tratar de ser el mejor, pero nunca creerse el mejor.

Y creo que “Pepe” lo entendió y nos dejó una gran enseñanza de humildad, superación, coraje y capacidad, por todo esto y mucho más, Don José Froilán González nunca fue uno de los González de la guía, o si, pero de la guía de la historia de la Formula 1.

por Guillermo A. Drughieri

error: SEGUÍ PARTICIPANDO!
Secured By miniOrange