LA PRIMERA “FERRARI”: ALFA ROMEO 16C BIMOTORE

La particular historia de la fundación de Ferrari, y de los primeros automóviles diseñados por Enzo Ferrari, han causado que varios vehículos sean mencionados como la verdadera primera Ferrari de la historia. Si bien esto no es mucho más que algo anecdótico, los diferentes autos nos ayudan a entender cómo “Il Commendatore” pasó de ser un empleado de Alfa Romeo, a fundar la marca más prestigiosa de coches del mundo.

Para entrar en contexto, comenzaba 1935 y la scuderia llevaba unos pocos años al frente del departamento de carreras de Alfa Romeo. Faltaba mucho tiempo para que la Fórmula 1 naciera, pero aun así, las principales fábricas de automóviles de Europa luchaban para demostrar quién era mejor en los diferentes Grandes Premios. En un momento de gran tensión política, la competición automovilística era el espacio perfecto para mostrar las capacidades humanas y tecnológicas de cada nación, y nadie entendió esto mejor que los alemanes.

Tazio Nuvolari en el Gran Premio de Trípoli

Ya en 1934 se vieron las primeras muestras de que los equipos Mercedez-Benz y Auto Union, con gran apoyo del gobierno alemán, iban a ser difíciles de vencer en los siguientes años. Y así fue, desde 1935 hasta el inicio de la Segunda Guerra Mundial, los germanos dominaron las temporadas de Grandes Premios.

Un auto con dos motores

Distribución interior del Alfa Romeo 16C Bimotore.

En esta situación, se encargó al director técnico de la Scuderia Ferrari, Luigi Bazzi, diseñar un coche que fuera competitivo y devolviera a Alfa Romeo al primer plano. El objetivo era crear un coche rápido, pensando en circuitos como AVUS o Monza. Pero había un detalle: solo tenía cuatro meses para tener el coche listo.

Para el diseño del nuevo coche se tomó el chasis del exitoso y tradicional Alfa Romeo Tipo B (P3), que contaba con un motor de ocho cilindros en línea ubicado delante del piloto.

La característica principal de este nuevo automóvil era la de contar con dos motores iguales, que lo dotaban de una gran potencia. Esta idea surgió del propio Enzo Ferrari y se materializó en su taller propio en Módena. Para el equipo, el considerable aumento del peso total del coche no era de demasiada importancia.

En las primeras pruebas del Alfa Romeo 16C Bimotore, montando dos motores de ocho cilindros y 2.9 litros, el piloto Tazio Nuvolari superó los 280 km/h

En las primeras pruebas, montando dos motores de ocho cilindros y 2.9 litros, el piloto Tazio Nuvolari superó los 280 km/h, la velocidad que alcanzaban los Auto Union. El equipo fue optimista, incluso llegando a declarar a la prensa que aspiraban alcanzar los 340 km/h cuando el coche esté terminado. Sin embargo, durante las pruebas, los pilotos notaron problemas en la distribución de la potencia que debían ser solucionados.

Tazio Nuvolari y Luigi Bazzi el día que rompieron el récord de velocidad.

Tiempo después, se realizaron retoques y se colocaron dos motores de 3.2 litros que alcanzaban, combinados, los 540 caballos de potencia. Finalmente, el nuevo 16C Bimotore, como fue denominado, estaba listo, y contaba con un motor delante y otro detrás del conductor. Estaban acoplados a un eje largo y eran gestionados por una sola caja de cambios y un solo embrague. La potencia se transmitía a las ruedas traseras a través de engranajes cónicos mediante dos ejes laterales. Algo muy importante para el tema del artículo es que los Bimotore llevaban el símbolo del “Cavallino Rampante” en el frente, en vez del símbolo de Alfa Romeo como uno pensaría. Esto no suscitó controversias al principio, pero, como luego detallaremos, provocó una pelea entre Ferrari y Alfa Romeo unos meses después.

No apto para circuitos

Los dos 16C Bimotore tuvieron su primera aparición en carrera en mayo de ese año, en el Gran Premio de Trípoli disputado en el veloz circuito de Mellaha. Tazio Nuvolari y Louis Chiron fueron los pilotos seleccionados. Cada uno corrió con diferentes centímetros cúbicos, siendo el motor más potente para el italiano. Si bien ambos lograron terminar la carrera, estuvieron muy lejos de los dos Mercedes-Benz y un Auto Union que ocuparon el podio. Nuvolari cruzó la línea de meta cuarto a casi nueve minutos del ganador Rudolf Caracciola y Chiron quinto a más de 10 minutos. El coche sufría de problemas de estabilidad, tanto en la salida de curva como en las rectas, además de un excesivo desgaste de neumáticos.

Interior del Alfa Romeo 16C Bimotore.

Pocos días después, los Bimotore viajaron a Alemania para participar en la Avusrennen, carrera disputada en el mítico circuito de AVUS compuesto por dos rectas paralelas y dos curvas. El coche había demostrado ser muy rápido en recta, por lo se necesitaba un gran resultado para demostrar que era bueno. Si bien el resultado de Chiron no fue nada malo, ya que finalizó segundo, el coche seguía con problemas difíciles de solucionar. Nuvolari, por su parte, ni siquiera pudo tomar parte de la carrera principal ya que fue eliminado en una de las mangas.

Fue precisamente Nuvolari quien cerró toda esperanza de desarrollo tras esta segunda y última demostración. Él les dijo a Ferrari y Bazzi que el Bimotore no era un coche para circuitos, y pidió volver al viejo pero funcional Tipo B (P3), esperando tiempos mejores.

Tazio Nuvolari con Enzo Ferrar y parte del equipo.

Fue así que el Bimotore nunca volvió a un circuito. Pero Alfa Romeo no quiso que la inversión haya sido en vano y encargó a la Scuderia Ferrari preparar los coches para batir récords de velocidad, de gran prestigio en aquellos años. Cosa que lograron (alcanzaron 364 km/h), con el detalle de que aún llevaban el Cavallino Rampante de Ferrari y no el símbolo de Alfa Romeo. Esto enfureció a los altos mandos de la marca cuando notaron que, en las revistas de todo el mundo, el coche más rápido de Europa no era un Alfa Romeo sino una ‘Ferrari’.

El resto es historia

Y así terminó la corta y poco gloriosa historia del Alfa Romeo 16C Bimotore, el primer gran proyecto de Enzo Ferrari que, hasta cierto punto, llevó su nombre.

Vista lateral del Alfa Romeo 16C Bimotore.

Unos años después, Alfa Romeo retomó el control de la división de carreras de la marca y la Scuderia Ferrari desapareció temporalmente. “Il Commendatore” fundó en 1939 su marca propia de automóviles, a la cual no pudo nombrar “Ferrari” debido a cláusulas de contrato con Alfa Romeo. El primer coche de esta empresa se llamó Auto Avio Costruzioni 815.

Réplica del Bimotore que se exhibe en el Museo Ferrari de Módena.

Tras la Segunda Guerra Mundial, Enzo por fin pudo lanzar el primer coche con el nombre de Ferrari, la 125 S, que además fue el primero fabricado en Maranello. Alfa Romeo, ni ningún otro fabricante, nunca pudo vencer a los alemanes hasta que inició la Segunda Guerra Mundial y el automovilismo se detuvo por completo. Antes de eso, Nuvolari se había marchado de la escudería, desilusionado por la falta de competitividad, y fue contratado por Auto Union.

De los dos ejemplares del Bimotore, uno fue destruido y el otro fue encontrado en los años 90 en Nueva Zelanda y posteriormente restaurado a como era originalmente. Una réplica exacta creada por la propia Alfa Romeo se exhibe hoy en el Museo Casa Enzo Ferrari. Eso sí, esta réplica lleva el símbolo de Alfa Romeo al frente.

ESPECIFICACIONES

Motor

  • 8 cilindros en linea x2
  • Ubicación Delantero y trasero, montados longitudinalmente
  • Desplazamiento 3.165 litros 
  • Diámetro interior/carrera 71,0 mm 100,0 mm 
  • Compresión 7.0:1
  • Tren de válvulas 2 válvulas/cilindro, DOHC
  • Alimentación de combustible 2 carburadores Weber
  • Supercargadores tipo Twin Roots de aspiración
  • Potencia 270 CV / 201 KW a 5400 rpm
  • CV/Litro 85 CV/litro

Transmisión

  • Cuerpo de chasis sobre estructura de escalera
  • Suspensión delantera eje vivo, brazos de arrastre, brazos transversales, muelles helicoidales
  • Suspensión trasera eje individual, ballestas semielípticas
  • Tambores de freno, integrales
  • Caja de cambios Manual de 3 velocidades

Tracción

  • Tracción trasera

Dimensiones

  • Peso 1030 kilos / 2270,8 libras
  • Largo / Ancho / Alto 4200 mm / 1510 mm / 1290 mm 
  • Distancia entre ejes / Pista (delantero/r) 2800 mm / 1380 mm / 1380 mm 

Cifras de rendimiento

  • Potencia combinada 540 CV / 403 KW
  • Potencia al peso 0,52 CV/kg
  • Velocidad máxima 364 km/h 
error: SEGUÍ PARTICIPANDO!