Jim Clark ‘Sólo la muerte pudo vencerlo’

Han pasado 54 años desde el día en que el deporte perdió a unos de los mejores pilotos de carreras de todos los tiempos.
Jim Clark murió, a los 32 años, cuando su coche se salió de la pista durante una carrera de F2 en Hockenheim y se estrelló contra los árboles.
Al momento de su muerte, había ganado 25 Grand Prix del Mundial en tan solo 72 carreras (su total de victorias en F1 incluyendo carreras fuera de campeonato fueron 44).

Fue campeón del mundo en 1963 y 1965 y perdió los títulos de 1962 y 1964 por un fallo mecánico en la última carrera de la temporada.
Además, fue ganador de la Indy 500 de 1965, Campeón BTCC de 1964, Campeón Tasman de 1965, 1967 y 1968, múltiple ganador del Campeonato F2, ganador en Sports Cars y sorprendió anotando victorias de etapa en el World Rally en su debut internacional en 1966. Incluso encontró tiempo para competir en escaladas, Nascar y correr un Lotus Cortina.

Jim Clark Todavía tiene el récord de Grand Slams. También es el único piloto en ganar una carrera por el Campeonato Mundial con un motor de 16 cilindros.

Su temporada 1965 es citada a menudo como la mayor actuación de cualquier piloto de carreras en la historia, en la que dominó el Campeonato del Mundo en un coche con el que sus compañeros de equipo solo anotaron 1 podio, ganó en coches deportivos y el BTCC, el Campeonato Británico y Francés de F2 y se llevó la Corona de Tasman. De las 63 carreras que comenzó ese año, a través de muchos tipos diferentes de deportes de motor, ganó más de la mitad.

Hizo esto contra Jack Brabham, Graham Hill, Phil Hill, Denny Hulme, Jackie Stewart, John Surtees, Bruce McLaren, Dan Gurney, Chris Amon, Lorenzo Bandini, Pedro Rodríguez y Jochen Rindt, entre muchos otros. Todos lo reconocieron como su punto de referencia. Esta era una época de maquinaria totalmente manual, altas velocidades, sin aerodinámica y mínimo agarre en circuitos de error cero que castigaban cualquier error, a menudo fatalmente.

Algunas de las actuaciones que hizo casi desafían la creencia, como ganar el terriblemente húmedo GP de Bélgica de 1963 por 5 minutos mientras conducía con una mano para tener con la otra la palanca de cambios que se le saltaba, o en el GP Británico de 1965 en un coche en el que en las últimas vueltas, necesitaba apagar el motor en las curvas de alta velocidad para llegar a la línea de meta, o liderando el GP de Holanda de 1966 en un coche con 2/3 de la capacidad del motor de los que le perseguían, o ganando el GP de los Estados Unidos de 1967 en un coche con la parte trasera derecha colgando, o su famosa carrera con una vuelta perdida y retomar la delantera en Monza ese mismo año… Estos son solo algunos ejemplos.

A pesar de todo lo anterior se mantuvo incómodo con la fama (aunque los comentarios eran que tenía mucho éxito con las damas), tranquilo y amable hablando, recordado con cariño por todos los que lo conocían. Su tumba lo nombra como agricultor antes de enumerar sus logros en el deporte de motor, de acuerdo con sus deseos.

Por Dardo Fernández Torremare

error: SEGUÍ PARTICIPANDO!
Secured By miniOrange