Hannah Schmitz, el nombre detrás de los éxitos de Red Bull y Verstappen en la F1

Es ingeniera, se enamoró de la Fórmula 1 por Michael Schumacher, se unió al equipo en 2009 como pasante y hoy diseña las estrategias de carrera de Max Verstappen y Checo Pérez. Detrás de las victorias está ella, ingeniera principal de estrategia de Oracle Red Bull Racing.

Schmitz, junto con el equipo de Will Courtenay, director de estrategia de carrera, contribuyeron con sus habilidades de fracción de segundos a que Verstappen obtuviera su primer título del Campeonato Mundial de Fórmula 1 la temporada pasada.

Graduada en ingeniería mecánica por la Universidad de Cambridge, Schmitz trabaja con un grupo de analistas que procesa miles de millones de datos de simulaciones antes y durante cada Gran Premio sobre el ritmo del automóvil, las condiciones de la pista y la degradación de los neumáticos para mejorar la táctica y hacer paradas en boxes.

“Como estratega, tienes que decirle a mucha gente lo que tiene que hacer y tienen que escucharte, debes construir esa confianza y creo que como mujer desafortunadamente eso fue más difícil, pero ahora tengo ese respeto. Espero que otras mujeres jóvenes que quieran entrar en el deporte vean que pueden hacerlo, y así veremos más diversidad”.

El sueño infantil de Hannah Schmitz se hizo realidad


Incluso cuando era pequeña, estaba interesada en los autos y en cómo funcionaban las cosas, y eso rápidamente se convirtió en una pasión por la ingeniería mientras estaba en la escuela. Luego, obtuvo una maestría en Ingeniería Mecánica de la Universidad de Cambridge antes de unirse a Red Bull Racing como estudiante en prácticas en 2009.

La sala estilo NASA ha cambiado las reglas del juego. los estrategas ejecutan todos los cálculos y simulaciones en vivo antes de proporcionar todos los datos procesables a los miembros del equipo en la pared de boxes para que puedan tomar la decisión óptima junto con los ingenieros de carrera. “Podemos estar escuchando la radio y las imágenes a bordo de cada equipo, podemos estar viendo todos los números en detalle y pasar eso a la pared de pits en segundos. Es como estar en la misma habitación. No hay demora”. revela Schmitz

Schmitz dijo: “Creo que es increíblemente emocionante. Te sientas en el borde de tu asiento cuando tomas esa decisión en una fracción de segundo.
«Entonces tienes quizás 20 segundos, lo que no suena como poco tiempo, pero en una carrera, estar sentado esperando ver si tu decisión ha valido la pena puede parecer una vida entera».

Le tomó tiempo generar la confianza necesaria, algo que ella espera que no sea lo mismo para las futuras mujeres que siguen sus pasos.
“Creo que hay muchas personas que inicialmente tal vez no tengan la confianza en ti para hacer el trabajo”, dice ella.
“Como estratega, tienes que decirle a mucha gente qué hacer y tienen que escucharte, por lo que debes construir esa confianza y creo que, como mujer, desafortunadamente eso fue lo más difícil. Pero ahora tengo ese respeto y espero que otras mujeres jóvenes que quieran entrar en el deporte vean que pueden hacerlo, que pueden aceptarlo y veremos más diversidad”.

Sin duda, es una cara reconocible para los fanáticos de la F1 después de haber sido retransmitida por todo el mundo en el Gran Premio de Brasil en 2019, cuando hizo la llamada para hacer entrar a boxes a Verstappen por tercera vez a pesar de saber que inicialmente perdería el liderazgo de la carrera.
Cuando el movimiento resultó en la victoria del holandés, se le pidió a Schmitz que subiera al podio junto a Verstappen para recoger el trofeo de Constructores.
“Fue un momento increíblemente especial y el pináculo de mi carrera”, cuenta. “De hecho, acababa de volver a trabajar después de tener a mi primer hijo, así que eso fue algo muy importante para mí, demostrar que todavía estaba aquí y que podía hacer bien el trabajo. Fue simplemente una experiencia increíble”.

Como estratega, tienes que decirle a mucha gente qué hacer y ellos tienen que escucharte.
Hannah Schmitz

Si Hannah Schmitz está hablando con las palmas de las manos hacia abajo, sabrá que se están tomando una serie de decisiones que definen la carrera y que podrían cambiar el resultado del Campeonato Mundial de Fórmula Uno de la FIA.
Es una técnica utilizada por la estratega de Oracle Red Bull Racing para ayudarla a mantenerse enfocada y en el punto durante la emoción de una carrera.

En la era tecnológica de vanguardia de la Fórmula Uno, los resultados se deciden en milisegundos y cada elección que se haga podría marcar la diferencia entre ganar o perder.
Cuándo y cuántas veces entrar en boxes, qué neumáticos usar, cuándo atacar o mantener el ritmo y cuándo los pilotos deben trabajar juntos son algunas de las decisiones cruciales que se realizan basadas en datos.

Aunque no siempre se da una decisión unilateral y sorprendente. Por el contrario, la tarea de los ingenieros se desarrolla en la previa y durante la carrera, en la que hay que recopilar y sintetizar información en tiempo real. Antes de llegar al circuito, las simulaciones que realiza el equipo que comanda con Will Courtenay -con quien alternan las presencias en los circuitos- implica qué puede ocurrir con las gomas, cómo podrían ser los sobrepasos y cómo se adaptarán a las pistas y qué ritmos de carrera tendrán tanto sus pilotos como los otro.

«También se modela si hay accidentes en diferentes puntos de la pista y en diferentes momentos de la carrera, se consideran las previsiones meteorológicas con lluvia ligera o intensa… El día de la carrera podemos utilizar esos datos para calcular con escaso riesgo de error las variables. Podemos estar escuchando la radio de cada equipo, ver las imágenes on board de cada piloto, las estadísticas en detalle y entregar esa información al muro en segundos, sin demora. Es como si estuviéramos trabajando todos en la misma habitación», detalló quien está en esas reuniones previas a la carreras en las que están pilotos e ingenieros junto a Adrian Newey y Christian Horner, los hombres más fuertes de Red Bull.

«Creo que nuestra tarea -reconoció Schmitz- es increíblemente emocionante. En una fracción de segundos se toma la decisión y luego pasan otros 20, lo que no parece demasiado tiempo, pero que, en una carrera, sentada en el borde de una silla y esperando a ver si lo que hiciste valió la pena, puede parecer toda una vida».

Durante sus 13 años con Red Bull Racing, ha trabajado con la mayoría de los pilotos en la historia del equipo, y actualmente disfruta colaborando y respondiendo las preguntas de Pérez y Verstappen, quienes están totalmente comprometidos y comprenden las maniobras que se les presentan.

error: SEGUÍ PARTICIPANDO!