Autos de Leyenda: ‘McLaren MP4/1, un viento que sopló fuerte en la F1’

Autos de Leyenda: McLaren MP4/1, el primer F1 de la era moderna.
McLaren MP4/1 – John Watson

Quizás el MP4/1 no sea un auto icónico, o un auto que todo el mundo recuerde, o que sea motivo de enormes debates, pero con holgura y con mucha autoridad, entra a la laureada lista de ‘Los Autos de Leyenda’.

A finales de 1980, Ron Dennis llegaba a Woking proveniente de categorías inferiores con muchos éxitos en su haber, pero Dennis sabía en el momento de comprar el equipo británico que las victorias y los títulos era algo muy ajeno en esa actualidad de McLaren. Necesitaba algo para hacer ruido y pelear por los verderos laureles. Entonces Ron tuvo la genial idea de traer de Estados Unidos a John Barnard, quien a la postre, sería el padre de la era moderna de la F1.

John Barnard, Teddy Mayer, Ron Dennis

Barnard, digamos que no era un aprendiz, y tampoco ignoraba o desconocía  la Fibra de carbono, sabía cómo trabajarla. En la Fórmula 1 ya se utilizaba este material, pero en pequeñas piezas y no para construir un chasis completo, había una fuerte creencia que se destrozaría en caso de accidente. Sin embargo, el estadounidense confiaba en la resistencia de este material

El 6 de marzo de 1981 fue un día que cambió el mundo del automovilismo. Cuando McLaren presentó su chasis MP4-1 realizado de Fibra de Carbono en conferencia de prensa en un Silverstone castigado por el viento y la lluvia, pero no fueron solo los periodistas los que lo sintieron… Los vientos, pero de cambio soplaron en toda la categoría.

El MP4-1 fue el primer chasis de Fórmula 1 de fibra de carbono, diseñado como un molde, en lugar de la factura tradicional realizado con paneles planos de aluminio unidos con soldadura o remaches. El equipo de diseño había desafiado el pensamiento convencional tanto en los materiales utilizados como en el método de construcción. El resultado fue un salto gigantesco en fuerza y rigidez que revolucionaría el diseño de autos de carreras.

Cockpit McLaren MP4/1

El McLaren MP4/1 no solo fue un auto que ganó carreras, sino que definió a la categoría tal y como lo conocemos hoy  e incorporó tecnología que también ha ayudado a salvar innumerables vidas a lo largo de las décadas.

Los autos de fibra de carbono ahora son comunes y es difícil imaginar el mundo sin ellos. Lo más loco es que muchos dudaron de que fuera un material adecuado para construir un auto de carrera cuando apareció por primera vez. El único que intentó hacer algo similar fue Colin Chapman, pero con el preconcepto de la fragilidad de la Fibra de Carbono, estaba intentando un chasis común con partes de Fibra de Carbono en áreas no estructurales, pero usada únicamente para ahorrar peso.

Nadie sabía cómo usar correctamente la Fibra de Carbono y trataban el proceso de manera similar a como lo hacían con la fibra de vidrio.

John Barnard, fue quien cambió la historia, y comenzó a trabajar en el programa de desarrollo del Project Four de Ron Dennis, con el monocasco de Fibra de Carbono como pieza central alrededor de la cual giraba todo el diseño del auto.

Para obtener ventaja sobre sus rivales, necesitaba diseñar un monoplaza que tuviera un monocasco muy estrecho, para así permitir tener canales Venturi más anchos que cualquier otro, maximizando de esa forma el efecto de suelo.

El problema era la materia prima. El aluminio, material de referencia en la época, era demasiado flexible para las dimensiones del monocasco que tenía en mente. El acero aportaría una rigidez superior, pero añadiría demasiado peso.

McLaren MP4/1

La fibra de carbono era la respuesta. Pero, dado que nadie había usado el material en el automovilismo como Barnard tenía previsto, necesitaba buscar experiencia externa.

¿Qué es la fibra de carbono?

Es una fibra sintética constituida por finísimos filamentos (del orden de las 10-50 micras de diámetro) que constan de átomos de carbono unidos en «cristales» alineados en paralelo al eje longitudinal de fibra.
Las fibras de carbono se fabrican usando un material precursor. La usada en la construcción de un chasis de F1, el material precursor se denomina PAN (poliacrilonitrilo). Esto otorga una altísima resistencia a la tracción, pero para fabricar un chasis se necesitan muchas capas de este material, porque el material es muy bueno trabajando en dirección longitudinal a sus fibras, pero muy malo en forma perpendicular.

Entonces, tras reunirse con ingenieros aeroespaciales británicos, quedaron entusiasmados con el proyecto, pero no tenían los recursos para ayudar. Gracias a ello entabló relación con Arthur Webb, uno de sus ingenieros aeronáuticos que tenía una gran experiencia en el campo de la fibra de carbono.

Ambos trabajaron incansablemente en los diseños del monocasco de carbono, que consistiría en un panel de aluminio intercalado entre capas de fibra de carbono unidireccional.

McLaren MP4/1

Esta idea no solo mejoraría la rigidez y reduciría el peso. También reforzaría la seguridad de algunos componentes, colocando inserciones dentro de la estructura que permitirían montar los diversos componentes, como el motor, sin comprometer su integridad.

Una vez diseñada la estructura, necesitaban a alguien que pudiera fabricarla, ya que el Project Four no tenía las instalaciones ni los fondos para hacerlo. Ron Dennis preguntó a varios especialistas en el Reino Unido, pero no lo consiguió.

 Steve Nichols, un estadounidense que había trabajado con Barnard durante su etapa anterior en McLaren, se incorporó. Solo le contaron sus planes para construir un chasis más liviano, rígido y estrecho.

Steve Nichols, Gordon Murray y Neil Oatley

Nichols había trabajado con fibra de carbono antes, por lo que no necesitó mucho tiempo adivinar las intenciones de Barnard. Sugirió que debería contactar con ‘Hercules Aerospace’, la compañía estadounidense para la que había trabajado.

Hercules Aerospace se dio cuenta rápidamente de los beneficios comerciales de trabajar con McLaren, por lo que tardó poco en convencer a la empresa de que deberían estar involucrados.

Con su experiencia ayudaría a colocar con precisión la fibra de carbono sobre el panal de aluminio utilizando el molde que Project Four había preparado, y a poner el monocasco en su sitio. Luego se enviaría a Reino Unido para que el equipo lo construyera.

Este período de innovación sucedió durante un momento particularmente difícil para el Project Four, con la carga financiera del proyecto de F1 recayendo sobre Dennis y su equipo.

Ron Dennis – John Barnard – John Watson

Dennis ya había sido rechazado por Marlboro, cuando buscaba despertar el interés del patrocinador en su entrada a la F1. Pero los vientos de cambio soplaban y el compromiso de Marlboro con McLaren estaba en duda.

La fusión parecía la solución más clara para Marlboro, ya que quería ayudar a cambiar el rumbo del gigante dormido, con Dennis, Barnard y el concepto de fibra de carbono ayudando a McLaren a volver a ganar.

 Todo el chasis del MP4 constaba de solo cinco partes. A modo de comparación: en ese momento, un chasis de aluminio constaba de al menos 50 componentes. Sin embargo, no todo el mundo estaba convencido del nuevo concepto ya que algunos de los otros equipos cuestionaron la practicidad del uso de fibra de carbono tan extensamente en la construcción del automóvil.

Con un desarrollo costoso y lento, el nuevo monoplaza de Woking no estuvo preparado a tiempo para el inicio de la temporada de 1981, por lo que en las primeras carreras sus pilotos, John Watson y Andrea de Cesaris, tuvieron que correr con el antiguo M29. Con la llegada del nuevo coche, se estrenaría ademas la nomenclatura MP4-XX (Marlboro Project Four) y que se utilizaría hasta este 2017.

Nadie creía em ese plastico negro hasta que John Watson ganó el Gran Premio de Gran Bretaña ese año, los equipos rivales comenzaron a darse cuenta de que el concepto era algo que digno de ser copiado.

El punto de inflexión para convencer al mundo de que McLaren había tomado la decisión correcta con respecto a su monocasco de fibra de carbono fue el GP de Italia de 1981.

Watson, Barnard

«Es como volar en Concorde cuando solo has volado en un 707»,  deciá John Watson del MP4-1, el automóvil en el que logró la primera victoria de la era moderna de la F1.

Su histórica victoria en Silverstone en el Gran Premio de Gran Bretaña de 1981 fue el punto culminante de una temporada en la que había entrado con una mezcla de emoción y temor.

«Un chasis de fibra de carbono compuesto fue un gran paso hacia lo desconocido», dice. «La pregunta que se hacían todos los pilotos de Fórmula 1 era ¿qué pasaría en un accidente?» Watson descubrió al principio del programa de pruebas que la naturaleza inflexible de la fibra de carbono era muy diferente a los paneles de acero y aluminio a los que estaba acostumbrado. «Mi primer gran descubrimiento fue que si te golpeabas el codo en la cabina del piloto, que estaba desnuda, ¡realmente dolía!» recuerda.  Y el propio piloto lo comprobó por sí mismo cuando escapó de un enorme accidente que destruyó el automóvil en Monza. «Afortunadamente, el diseño resultó ser prácticamente a prueba de balas», dice. No es sencillo tomar un nuevo material y aplicar el pensamiento antiguo, y mucha gente no entendía la tecnología al principio. Pero a John Barnard y su equipo no les gustaban las apuestas, sabían exactamente lo que les darían los materiales. El MP4-1 nació de una visión increíble «.

En el accidente de Watson, la parte trasera del automóvil quedó literalmente arrancada y probablemente habría sido peor si hubiera estado a bordo de un coche con chasis de aluminio.

Gracias a la enorme resistencia al impacto (resiliencia) de «aquél plástico negro», Watson sobrevivió al tremendo golpe (el coche partió en dos pero soportó el cockpit

Fue el momento decisivo para que el resto de la parrilla  replantearan la negativa de usar la FIbra de Carbono. Tuvieron que tomar en serio el uso de este material por parte de McLaren.

Como todo en la F1, el movimiento fue rápido, ya que seguir con la vieja escuela solo les conduciría a una pérdida de tiempo por vuelta frente a sus rivales.

Barnard fue un pionero, introduciendo no solo en la F1, sino también el automovilismo en general, un material que era más fuerte, más liviano y más seguro que los anteriores.

McLaren MP4/1 – John Watson

El campeonato nunca volvió a ser el mismo. Barnard no solo subió la vara, sino que cambió el juego  y  aunque el McLaren MP4 / 1 nunca ganó un campeonato mundial (se conformó con el subcampeonato en 1982), revolucionó a la  F1 con su chasis monocasco de fibra de carbono con tecnología militar, construido por Hercules Aerospace. El MP4 / 1 era más rígido, más ligero y más seguro que sus rivales, y copiado rotundamente por el resto del paddock.

Eso hizo que el McLaren MP4/1 soplara vientos de cambio muy fuertes para entrar merecidamente en la prestigiosa lista de los Autos de Leyenda… aunque para la mayoría sea sólo un auto más.

Por Gustavo M. Antonio para LaMáximaF1.com

error: SEGUÍ PARTICIPANDO!
Secured By miniOrange